ENVIOS GRATUITOS EN PEDIDOS SUPERIORES A $120.000

El cacao: un futuro responsable

Escrito por: Juan Carlos Garavito

El chocolate, como comercialmente llamamos a ese alimento producido con el fruto de cacao, que nos ha estado acompañando durante importantes momentos en nuestra vida, ha venido evolucionando y adaptándose a las nuevas exigencias de los consumidores.

Son muchas las transformaciones por las que ha pasado el cacao, desde sus inicios como bebida de dioses en las culturas Mayas y Aztecas, hasta convertirlo en piezas de arte, como pueden ser los bombones, elaborados por grandes maestros chocolateros que exhiben en tiendas especializadas en varios países de Europa. Todas esas transformaciones han llevado a que el chocolate se posicione como uno de los productos preferidos de la población mundial.

Pero los gustos de los consumidores y la actitud que tienen hacia el consumo de estos productos evolucionan también. Situaciones como el COVID 19, el cambio climático o la misma guerra en Ucrania hacen que los consumidores modifiquen sus preferencias de consumo y exijan unas características nuevas en la producción de los chocolates.

Un estudio llevado por la empresa Barry Callebaut describe exactamente las tendencias que se presentan en los consumidores a 2023, en 3 categorías que denominan: la indulgencia intensa, la indulgencia consciente y la indulgencia saludable.

La indulgencia intensa muestra que los consumidores quieren disfrutar de la vida al máximo y seguirán buscando multisensorialidad, exclusividad y narraciones sobre el origen en los productos que los acompañen en sus celebraciones. Se estima que el 71% de la población cuando quiere celebrar algo, eligen un producto que contenga chocolate.

 

La indulgencia consciente, está relacionada con que los consumidores que compran esta clase de productos, 3 de 4, no solo buscan un producto que sepa bien sino que sea bueno para salud y para el planeta. Aumentando así la demanda de chocolates que cumplan características como: origen vegetal, bajo contenido en azúcar, sostenible y con ingredientes trazables.

 

Y por último la indulgencia saludable, tomando decisiones de manera activa e intencional que impacten positivamente su salud. Se estima que un 65% de los consumidores les encantaría que los chocolates pudieran venir con nutrientes extras que les ayudará a mejorar su salud como pueden ser las vitaminas, fibras y otros ingredientes que impacten positivamente su salud.

Todas estas nuevas tendencias muestran cómo los productores de chocolates necesitamos innovar, pero no solo en productos, sino también en procesos y acercamientos a los agricultores donde podamos conectar al consumidor con el origen, llegando a generar un modelo de negocio justo y responsable con toda la cadena de valor. Todo esto está en nuestras manos.

Todas estas nuevas tendencias muestran cómo los productores de chocolates necesitamos innovar, pero no solo en productos, sino también en procesos y acercamientos a los agricultores donde podamos conectar al consumidor con el origen, llegando a generar un modelo de negocio justo y responsable con toda la cadena de valor. Todo esto está en nuestras manos.